Consiste en diseñar cada ciclo de manera personalizada, aprendiendo a identificar las señales fisiológicas del organismo para ser nutrido.

El ciclo de alimentación consta de 4 tiempos: desayuno, almuerzo, merienda y cena. Cada uno de ellos se realiza con intervalos de entre 4-5 horas y se entrelazan uno con el otro.

Comienza con el desayuno, que es el tiempo fisiológico que indica en qué estado está el cuerpo (ayuno) y finaliza con la cena. Cada tiempo es consecuencia del anterior y a su vez está determinado por aquel.

El hambre es el disparador y nos alerta de que el cuerpo comienza a necesitar energía porque bajan los niveles de azúcar en sangre. Este proceso sucede cada 4-5 horas.

La energía proviene de los nutrientes, y los alimentos son nuestros proveedores de hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas, minerales, fibra y agua.

Es importante destacar que cubrir nuestros requerimientos nutricionales no es una tarea aleatoria de lunes a viernes, sino diaria. Tampoco hay que considerar que comer sano implica estar a dieta. Dietar no es más ni menos que la incorporación de los nutrientes de manera distorsionada y hasta a veces restrictiva.

Los nutrientes son requerimientos, los gustos necesarios!

Desayuno

– Es el tiempo más importante de tu C.A.
– Es tu mejor inversión nutricional.
– Es un gran momento para compartir con la familia.

Favorece a:
1. Regular tu peso corporal.
2. Inducir a un menor consumo de grasas al día.
3. Incrementar tu rendimiento físico, mental e intelectual.
4. ¡Qué tengas un buen día!

Almuerzo

Almuerzo

– Debe aportar los sustratos energéticos acordes con tus actividades posteriores.
– Si te encontrás trabajando tratá de que sea fuera de tu ambiente laboral.
– Diseñalo también en función de tu cena.

Merienda

– Evitá saltearla. Un pequeño snack que te aporte vitaminas, minerales y fibras es siempre una gran opción.
– Organizala en función de aquellos nutrientes en los que aún estás carente.

Ciclo de Alimentación

Cena

– Lo más temprano posible antes de ir a dormir.
– Que sea liviana y de fácil digestión.
– Un gran momento de encuentro familiar.
– Que compense tu almuerzo.
– Armónica a los tiempos de tu C.A.

Consiste en diseñar cada ciclo de manera personalizada, aprendiendo a identificar las señales fisiológicas del organismo para ser nutrido.

El ciclo de alimentación consta de 4 tiempos: desayuno, almuerzo, merienda y cena. Cada uno de ellos se realiza con intervalos de entre 4-5 horas y se entrelazan uno con el otro.

Comienza con el desayuno, que es el tiempo fisiológico que indica en qué estado está el cuerpo (ayuno) y finaliza con la cena. Cada tiempo es consecuencia del anterior y a su vez está determinado por aquel.

El hambre es el disparador y nos alerta de que el cuerpo comienza a necesitar energía porque bajan los niveles de azúcar en sangre. Este proceso sucede cada 4-5 horas.

La energía proviene de los nutrientes, y los alimentos son nuestros proveedores de hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas, minerales, fibra y agua.

Es importante destacar que cubrir nuestros requerimientos nutricionales no es una tarea aleatoria de lunes a viernes, sino diaria. Tampoco hay que considerar que comer sano implica estar a dieta. Dietar no es más ni menos que la incorporación de los nutrientes de manera distorsionada y hasta a veces restrictiva.

Los nutrientes son requerimientos, los gustos necesarios!

Desayuno

– Es el tiempo más importante de tu C.A.
– Es tu mejor inversión nutricional.
– Es un gran momento para compartir con la familia.

Favorece a:
1. Regular tu peso corporal.
2. Inducir a un menor consumo de grasas al día.
3. Incrementar tu rendimiento físico, mental e intelectual.
4. ¡Qué tengas un buen día!

Almuerzo

Almuerzo

– Debe aportar los sustratos energéticos acordes con tus actividades posteriores.
– Si te encontrás trabajando tratá de que sea fuera de tu ambiente laboral.
– Diseñalo también en función de tu cena.

Merienda

– Evitá saltearla. Un pequeño snack que te aporte vitaminas, minerales y fibras es siempre una gran opción.
– Organizala en función de aquellos nutrientes en los que aún estás carente.

Ciclo de Alimentación

Cena

– Lo más temprano posible antes de ir a dormir.
– Que sea liviana y de fácil digestión.
– Un gran momento de encuentro familiar.
– Que compense tu almuerzo.
– Armónica a los tiempos de tu C.A.

Buscar